Spiko & Waki

La llegada de un perrito a una casa es un momento mágico, sobre todo si se trata de un cachorro. Seguramente todos en casa quedaran enamorados del animalito. La mirada de un cachorrito sus juegos y la ternura con que actúa, pueden conquistar al más seco de los amos así como a aquellas personas quienes no son amantes de los animales. Sin embargo si a la llegada de nuestro nuevo amigo no sentamos las bases de una buena relación, con el paso del tiempo comenzaremos a sufrir más que a disfrutar de su presencia y en muchos casos los perros pueden terminar siendo regalados, abandonados o incluso sacrificados.

A continuación presentamos 5 consejos para sentar las bases para una convivencia sana y enriquecedora con nuestra mascota.

  1. Entrénalo para que sepa cual es el lugar en que deberá realizar sus necesidades.

Es muy importante que desde su llegada le hagamos saber al perrito en donde debe de orinar y defecar. A menudo cuando llega el cachorro lo dejamos andar libremente por toda la casa en todo momento, lo que propicia que vaya marcando por todos lados sin entender cual es el lugar adecuado. De nada sirven los gritos, los golpes o los regaños, pues el perro difícilmente va a relacionarlos con sus actos. Con el tiempo será más fuerte el instinto de la marca que el miedo al regaño o al golpe. Los perritos normalmente liberan su vejiga e intestinos al despertarse, por lo que una buena manera de entrenarlos es llevándolos al lugar destinado inmediatamente después de que despierten. Otra manera es sacándolos a pasear y mantenerlos afuera hasta que orinen o defequen (no olvides una bolsita para levantar las heces) . Poco a poco irás detectando cuales son los momentos en que el animalito requiere evacuar, y deberás hacer el esfuerzo de llevarlo y mantenerlo en el lugar designado. Nunca lo dejes libre por la casa hasta en tanto no haya realizado sus necesidades. Es muy importante limpiar y eliminar las marcas que pueda haber dejado dentro de la casa. El cloro es el eliminador de olores más común sin embargo resulta demasiado agresivo y tóxico especialmente cuando se combina con el amoniaco presente en la orina. Recomendamos ampliamente el uso de un Eliminador de Olores más amable y efectivo como el de SPIKO Y WAKI.

2. No permitas que suba a las camas y muebles. 

Cuando los perros son cachorros resulta muy tentador mantenerlos junto a nosotros todo el tiempo, especialmente los niños los cargan y suben a camas y muebles. al crecer los perros siguen subiendo rascando y ensuciando estos sitios. Esto se puede evitar, si desde cachorros les prohibimos subirse y les definimos un lugar para echarse. este lugar debe de ser cálido en el invierno y fresco en la primavera, seco y fácil de ventilar y de limpiar. Resulta ideal comprar a la mascota una camita o un tapete para que esten mas comodos y aislados del piso. El uso de una jaula transportadora o de una reja que les impida andar por todos lados también es recomendable. Si cuando son cachorros logramos enseñarles cuál es el sitio en el que deben de estar, será más sencillo disfrutar de su compañía

3.Alimentar de manera adecuada en el lugar y momento más conveniente. 

Si acostumbramos a nuestro cachorro a comer a la misma hora y en el mismo lugar, una o dos veces a l día y evitamos darle regalos de comida durante el resto del día, evitaremos que el perro adulto se vuelva un mendigo molesto que se dedique a pedirnos comida mientras nosotros comemos. El médico veterinario nos recomendará el alimento más adecuado para nuestros animales y seguir sus indicaciones permitirá el crecimiento sano además de que las heces serán más consistentes y fáciles de recoger. Cada vez que le damos a nuestro perro alimentos distintos a los indicados, hacemos que su alimento les resulte menos palatable, además de volverlos adictos a las golosinas que pueden resultar dañinas para ellos. Nunca les des chocolate ya que contiene Teobromina, un estimulante del sistema nervioso de los perros que tardan mucho tiempo en eliminar y que altera el SNC, genera diarrea , vómito y en casos extremos la muerte. El ajo y la cebolla contiene Tiosulfato, que produce anemia si se ingiere en cantidades altas, no importa si tu perro se come un ajo o un pedazo de cebolla. sin embargo si lo alimentas constantemente con sobras de tu comida conteniendo estos ingredientes pueden generar alteraciones sanguíneas. No se recomienda darles uvas ni tampoco pasas y debemos evitar los embutidos y azúcares.

4. Enseñarlos a convivir con las personas.

Los perros son animales extremadamente territoriales y cuando son pequeños reconocen que un área de la casa o incluso toda les pertenece. Con esto se generan problemas a futuro, pues no es raro que muerdan o ataquen a invitados o personas que requieren entrar a nuestra casa. Debemos acostumbrarlos a las visitas y mostrarles que la casa es de todos. Debemos evitar mantenerlos en espacios confinados como patios o azoteas. Si es nuestra intención es que los perros nos apoyen en cuidar la casa,  debemos buscar a un profesional que nos ayude a entrenarlos.

5. Jugar y pasearlos de manera regular.

La principal razón por la que los perros presentan problemas de conducta, como volverse destructivos, agresivos o difíciles de controlar, tiene que ver con la ansiedad y el aburrimiento. Los perros adultos pasan la mayor parte del tiempo echados descansando o durmiendo, disfrutan haciéndolo mientras nos acompañan cuando realizamos distintas actividades como leer, trabajar, o ver la televisión. Sin embargo también necesitan de momentos para ejercitarse y jugar.  El salir a pasear es indispensable para que las mascotas se distraigan, ejerciten, jueguen y olfateen, todas estas actividades reducen significativamente la ansiedad y el aburrimiento. El juego con una pelota o un juguete también ayuda a reducir la ansiedad e incrementa la buena relación con el amo. Es importante establecer momentos específicos para el paseo y el juego y en el caso de familias repartir esta obligación. El beneficio es muy alto en cuanto a bienestar y conducta de los perros y también es sano para sus amos. Recomendamos siempre sacar a las mascotas con correa, para evitar accidentes o extravíos. Por muy educados que sean nuestros perritos, existen estímulos en la calle que no podemos controlar y que pueden hacer que nuestros animales reaccionen corran sin control y se pongan en peligro.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Image Newletter
Select the fields to be shown. Others will be hidden. Drag and drop to rearrange the order.
  • Image
  • SKU
  • Rating
  • Price
  • Stock
  • Availability
  • Add to cart
  • Description
  • Content
  • Weight
  • Dimensions
  • Additional information
Click outside to hide the comparison bar
Compare